Fallout

12 Septiembre 2013 - 15 Diciembre 2013 Público general Exhibición
  • Entrada de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Entrada de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"
  • Vista general de la exhibición "Fallout"

Las obras que componen esta exhibición tienen rasgos similares, a excepción de una. Se trata de paisajes de arquitectura industrial, en su gran mayoría vistos desde lo alto, donde no encontramos ningún ser humano, ningún ser viviente. Curiosamente, la obra que se diferencia del resto aquí es la de dos soldados con máscaras antigases que cargan algo parecido a un misil o tanque que despide algún tipo de gas. Las obras, aunque no lo parezca, son dibujos, y están hechos con marcador de tinta indeleble y acrílico muy diluido. Esto, que puede pasar por un simple dato técnico, es una característica distintiva de Gamaliel Rodríguez: todos sus dibujos, no importa la técnica, tienen la calidad de un grabado o una fotografía. Su obra es el resultado de una pericia impecable. 

Los temas bélicos o relacionados con las fuerzas armadas y las edificaciones industriales, muchas de estas en llamas, han sido centrales en la obra de Rodríguez. Ambos están íntimamente conectados, y la razón es que tanto el poder militar como el de la industria, en principio, buscan nuestra defensa y bienestar, pero, paradójicamente, podrían ser la causa de nuestra destrucción.

El trabajo manual —casi artesanal, anacrónico, a los ojos de la tecnología— que se observa en estos extraordinarios dibujos es per se una respuesta ante el avasallante imaginario mediático de nuestra sociedad. Copiar y reinventar, línea tras línea, la industria y los instrumentos del poder es un ejercicio que nos invita a meditar sobre la estructura colosal del dominio. Las arquitecturas abandonadas y vacías son los nuevos monstruos producto de los sueños de la razón ya vislumbrados por Goya en el siglo XVIII. 

Juan Carlos López Quintero
Curador, MAPR